abrir

Actualidad


  • Noticias
  • 2016
  • 2017
  • Opinión
  • 2012
  • 2013
  • 2014
  • 2015

24.01. 2013

La protagonista de la semana: Fátima Djarra

Fatima mientras imparte formación en Médicos del Mundo

Por Edurne Navarro

 Aquellas mujeres, inmigrantes, africanas y que no hablen castellano, no tienen ninguna oportunidad

“Con Fátima dimos un giro”, contaba el fotógrafo Jesús Blanco, en lugar de centrarse en las manos, uno de los focos, junto al rostro, de la exposición, decidieron resaltar “la voz”: “queríamos mostrar que África también tiene su voz”. Así, Fátima aparece como una “representante” del colectivo, en el día de África, en el Parlamento (esta fotografía fue cedida por Adolfo Lacunza) en su trabajo y mientras imparte cursos en Médicos del Mundo.

Retrato de FátimaNatural de Guinea Bissau, Fátima Djarra, de 44 años y con un hijo de seis, ha dedicado su trayectoria profesional y formativa, desde que aterrizó en Bilbao hace unos ocho años, a lograr “la visibilización de la mujer africana, a mostrar qué es África, quiénes son las mujeres africanas” y, en concreto, en la prevención de la mutilación genital femenina en Médicos del Mundo. “Desde 2008, trabajo con población africana y con profesionales sanitarios en labores de sensibilización y acompañamiento a centros de salud de las mujeres que sufren este problema”, expuso.

Fátima se marcho de Bissau tras la muerte de su marido, resuelta a encontrar “una nueva vida”. Amplió sus estudios de Construcción Civil con una formación en mantenimiento de carreteras en Bélgica y se trasladó a Bilbao, donde vivía su hermana. Se inscribió en Mujeres del Mundo Bilbao y derivó su aprendizaje hacia otros campos, como la atención a la tercera edad (Auxiliar de Geriatría) y a la Integración Social. Organizó talleres y charlas de visibilización de la mujer africana, a raíz de las cuales empezó a relacionarse “con mujeres que habían viajado a mi país y nos propusimos visibilizar África y empecé a trabajar sobre el tema y así me sentí cada vez más integrada en la comunidad autóctona”.

Hace ya más de cuatro años que vio una oferta de Médicos del Mundo en trabajo de prevención de la mutilación genital femenina, donde trabaja desde entonces. En la actualidad, combina su trabajo en esta ONG con las iniciativas de Mujeres Flor de África. Y en un futuro, “si tuviese medios, me gustaría ir a trabajar a mi país en temas relacionados con la mutilación genital femenina, la prostitución, la violencia de género, la malnutrición, los niños abandonados…”, enumeró.

Ya asentada en Pamplona desde hace casi un lustro, Fátima echa la vista atrás y reconoce que la llegada fue “dura”. “Primero por la barrera del idioma, no puedes comunicarte con otras personas y llegas sin conocer a nadie. También por los estereotipos y la imagen que dan los medios de África y de la población africana inmigrante. Y ya, aquellas mujeres, inmigrantes, africanas y que no hablen castellano, no tienen ninguna oportunidad”, criticó Fátima.

Haz un comentario